La constante progresión de Sergi Darder


Existen jugadores jóvenes que llaman mucho la atención de los medios y los seguidores desde edades muy tempranas, se los empieza a comparar con grandes figuras del panorama internacional y al final terminan estancándose antes de llegar a la cima. Por el contrario, hay otros futbolistas que sin hacer excesivo ruido mediático y trabajando día a día van progresando hasta que llega un momento en que ya son considerados jugadores de alto nivel.

Estoy muy convencido de que Sergi Darder, jugador del Málaga de 21 años de edad, va a pertenecer a este segundo grupo de jugadores. Salido de la cantera del RCD Espanyol, hablamos de un jugador mallorquín que abandonó el club perico el verano de 2012 para unirse a un Málaga CF que estaba inmerso en un atractivo proyecto deportivo, luchando por Europa. La primera campaña de Darder en tierras andaluzas la pasó jugando con el filial del club malacitano, contemplando como el primer equipo viajaba por el viejo continente en busca de llegar lo más lejos posible en la Champions League. La siguiente temporada, la 2013-14, el alemán Bernd Schuster llegó en sustitución del chileno Manuel Pellegrini para convertirse en el primer entrenador de la entidad blanquiazul. Con él en los banquillos, Sergi Darder empezó a disfrutar de sus primeras oportunidades para tener minutos en la primera plantilla. Fue de los jugadores más utilizados del combinado malacitano la pasada campaña, cuajando buenas actuaciones y siendo uno de los jugadores menos experimentados de todo el conjunto.

Esta temporada, con Javi Gracia al cargo del equipo, ya podemos afirmar que Darder es pieza clave en el centro del campo con solamente 21 años en su haber. De momento, la clasificación del Málaga en competición liguera habla por sí sola: actualmente marchan en una cómoda séptima posición, rozando puestos europeos como en los tiempos de los Isco, Santi Cazorla, Martín Demichelis, Jeremy Toulalan y demás. Obviamente parece imposible repetir los excelentes resultados que obtuvieron estos jugadores hace pocas temporadas, pero teniendo en cuenta que el bloque entrenado por Javi Gracia es de los más jóvenes de todo el país, la sensación es que los de la Costa del Sol están cuajando una temporada para enmarcar.

A parte de los más experimentados de la plantilla (cabe comentar que la gran mayoría todavía tienen fútbol para años) como el porterazo Carlos Kameni, Sergio Sánchez o  Ignacio Camacho (jugador de que no llega a los 25 años aunque no lo parezca, es el acompañante de Sergi en el centro del campo la mayoría de los partidos), destaca mucho la gente joven en el bloque malacitano: el eléctrico Samu Castillejo, Juanmi, Samuel García… entre otros; forman un compacto bloque que está sorprendiendo para bien a todo el mundo. Para el recuerdo quedará la victoria en el Camp Nou ante un Barcelona que venía en racha o la goleada que endosaron al Rayo Vallecano en la Rosaleda, ganando 4-0 en aquella ocasión con un tanto de Sergi Darder precisamente.

Darder acaricia el balón

Darder acariciando el balón

Después de hacer un breve repaso a la trayectoria reciente del Málaga y a la corta carrera futbolística de Darder procedo a comentar aspectos destacados de su estilo de juego: se trata de un jugador que juega bien con y sin balón, detalle que no debe pasar por alto. Sus compañeros confían en él y en muchas ocasiones recibe el balón en posición de disparo para que pruebe de sorprender al guardameta contrario. También aparece mucho en la salida de balón de su equipo, apoyando a sus compañeros y muchas veces entregando el pase tras muy pocos toques. Posee buena visión de juego y un gran sentido táctico: aparece muchas veces por donde nadie le espera, tanto en defensa como en ataque. Su colocación y ocupación de espacios suele ser buena, por eso forma una gran pareja con Ignacio Camacho en la medular del conjunto boquerón.

Sin causar mucho alboroto, es uno de los líderes del Málaga dentro del terreno de juego y parece que distintos clubes importantes ya se han interesado por él: poco a poco y con buena letra, su juego habla por sí solo. Parece que tendremos Sergi Darder para rato, si sigue así con su constante progresión puede llegar lejos.

Anuncios